Hoy me gustaría hablaros un poco sobre el Omega 3, para los que no lo sepan el omega 3 es es un ácido graso poliinsaturado que el cuerpo necesita pero que no puede producir por sí mismo, por lo que el cuerpo lo obtiene de alimentos como el pescado azul o los aceites vegetales.

Estos ácidos grasos esenciales proporcionan moléculas antiinflamatorias que juegan un papel muy importante en la salud de la mujer además aportan muchos beneficios para el corazón y la circulación sanguínea.

A continuación os muestro algunos de los beneficios mñas importantes de estos ácidos grasos:

  • Influyen en la fertilidad
  • Mejoran el estado de ánimo. Reducen el riesgo de depresión postparto
  • Disminuyen el riesgo de cáncer de mama
  • Reduce la intensidad de la dismenorrea
  • Mejora la salud del corazón ya que los ácidos DHA reducen la presión arterial, y a su vez se reducen los niveles de triglicéridos.
  • Reduce los sofocos y la sudoración propios de la menopausia
  • Aumenta la masa muscular y ósea

Aun y así el omega 3 puede encontrarse en:

  • Pescado azul, como el atún, el salmón o la caballa.
  • Marisco, como las gambas, las ostras o los mejillones.
  • Vegetales de hoja verde, como las espinacas, la lechuga o el pepino.
  • Aceites vegetales, como los de semilla, de linaza, de nueces, de oliva, de sésamo, de soja, etcétera.
  • Algunos frutos secos, como las nueces o las almendras.

La cantidad diaria necesaria de omega 3 es un dato que se desconoce por el momento, aunque según la Biblioteca de Salud de Sanitas algunos estudios apuntan a que podría tratarse de 1 gramo diario.

Por qué hay que incluir el aceite omega 3 en la dieta diaria?

Es aconsejable incluir el aceite omega 3 en forma de suplementación dado que existe un elevado índice de mercurio (el mero, la lubina y la caballa contienen altas dosis de este elemento tóxico).

También quiero aprovechar la oportunidad para mencionar aquí el Omega 6, o conocido como aceite de onagra, es un ácido graso que el cuerpo humano tampoco puede producir por sí mismo y que debe estar en equilibrio con los Omega 3, cuya dosis diaria puede variar según las necesidades de cada persona pero debería de ser de aproximadamente 2 gramos.

 

 

Publicado en: BLOG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *